Blog

Velo rasgado.

Cuando el trato que recibes en los años más tiernos es hostil y ruin, al fortalecerse la piel tienes dos opciones,

O acabas imitando eso que has absorbido,

o prefieres mejorar, quizás subconscientemente, para ser justo todo lo contrario,

por que sabes lo que duele.

He conocido en la vida muchos tintes de tristeza en la complicación que es una persona, y varias.

Tintes que van desde la más profunda desesperación, hasta la apatía. Tristezas que hunden en supuestas verdades que dientes afilados hunden en nuestra luz. Y, también, tristezas que provienen de la más repugnante miserabilidad.

Diría que no las hay peores unas que otras, pero desde luego, las hay. Y para vencerlas la opción es correr en sentido contrario. Suficiente dolor lleva ya un ente corrompido por el pobre espíritu de la vileza contra lo inocente.

(Supervivencia).

No habla todavía una savia que haya llegado a endurecerse en la corteza de un roble viejo,

pero ya sabe fluir entre sus venas de tierra y alma.

 

Cada nube marcha a su ritmo.

Aunque las creamos lentas.

A.

Anuncios

La ciutat de colors, parte II

¿Acaso debería haber palabras?

Hay pocas, no salen demasiadas de dónde yace ahora el susto.

Siento las paredes crispadas. Pero, sobre el miedo, siento la solidaridad del pueblo. Las llamadas a la seguridad, a la calma, pasar por encima de las rencillas para preguntar el estado. Compartir las nuevas sobre las necesidades especiales.

A la misma hora, un día antes, paseaba por tus calles. Esas calles tuyas que me son tan propias y queridas. Calles de sonrisa en calma, de atardeceres pastel, de fachadas que desafían el conformismo para fundirse en formas fantasiosas que hacen ondear la imaginación.

Hoy no existe mucha poesía. Ni en mí, ni en sus calles. Calles que celebraban con decoraciones y niñes haciendo manualidades, con música reivindicativa uniendo a las personas, con sus callejuelitas llenas del encanto que aún puede perdurar, con sus largas calles esperando ser caminadas. Con todo lo que la forma.

Todo lo que ya sabemos y conocemos sobre la ciudad de colores, que hoy se despoja de su capa de trencadís y se viste de negro.

Hoy no existe mucha poesía. Ni en mí, ni en ella.

Lo siento tanto. Lo siento tanto.

Siento cada persona que ha sufrido, que ha fallecido. Trece personas, más de ochenta heridas.

Siento a mis amigues, mis personas cercanas, con el mismo shock. Siento tanto todo este dolor del mundo.

Sigo sin palabras, y lo dejo aquí porque no puedo seguir.

#NoTincPor

#TotsSomBarcelona

A.

20842136_1606885786030820_1469415307000860418_n

Sobre escribir las vivencias, una idea de George R.R. Martin.

Un gran sabio conocido como es George R.R. Martin me dijo hace un tiempo unas cuántas cosas. Bastantes de ellas las conservaré de por vida, pero hubo una que me llamó especialmente la atención, sin obviar que las demás fueran igual de importantes.

Me dijo

“Escribe sobre aquello que conozcas”.

Explicándose bastante, obviamente se refería a escribir no tan sólo sobre aquello que conociéramos terrenalmente, si no más bien a las emociones vividas en la propia piel, aquellas que hubieran dejado una marca tan palpable sobre nosotres como para ser capaces de transmitirlas de igual manera gracias al precioso arte de la escritura. Con el talento suficiente pero, sobretodo, con la conciencia sobre lo que se escribe, esto es totalmente capaz de Ser. El hecho de poder plasmar unas vivencias en sentimientos vívidos que transpasar a nuestros personajes otorga la magia y credibilidad necesarias para que nuestra historia lata de vida y esencia.

Muchas gracias señor Martin.

Cuando las estrellas nos susurran: “Stars”, de Wendy Montasell.

El otro día pude disfrutar de la exposición de Wendy Montasell, “Stars” en la Tetería Brotes, en L’Hospitalet.

18493524_10213012679054511_1205241188_o

Ya desde antes de ver la exposición sabía que me esperaba algo de lo más intimista y mágico y, desde luego, el resultado no defraudó en lo más mínimo. Retratos a blanco y negro de doce mujeres que inspiran multitud de historias y sentimientos concretos. Cada una de sus imágenes fue capaz de transmitirme desde inspiración pasando por meditación e instrospección, autodescubrimiento, carácter fuerte, ingenuidad, dolor, abnegación, aceptación, evasión… incluso liberación de apegos. La expresión de cada una pasaba de la dulzura a la reafirmación. Un flujo de emociones y de fuerza me llegaron de la intención de la artista, fue realmente emocionante sentir tantísimo sentimiento en cada ilustración. Querría abrazar a esos espíritus de tinta y magia que Wendy Montasell ha podido crear.

Cada pieza está dotada de una belleza particular, cada obra contiene una fuerza singular que se transmite a la persona que la observa. La empoderación de cada personalidad imaginada es latente incluso ante la muestra de delicadeza de algunas en especial. El uso de las estrellas en esta colección es curiosa por cómo se puede expresar la magia desde tantos puntos diferentes del corazón humano, mostrando la profundidad del espíritu en comparación al universo, de cómo la magia puede hacernos crear, experimentar, sonreír o sufrir, de cómo somos fragmentos de estrellas que mueven el mundo.

18552867_10213020379647021_177873210_o

Las ilustraciones no necesitaban nombre, pues ya se describían por sí solas. Poder disfrutar de esta colección es una experiencia que os anime a todes a vivir, no os dejará indiferentes.

Hubo una obra en especial de la que me enamoré, me sentí muy identificade. Era dulce, ingenua, llena de sueños, me recordó mucho a esa tierna niñez algo desaparecida pero con reminiscencias que no permito que mueran dentro mío, algo que llevamos muchas personas dentro.

18554761_10213020381167059_1097964578_n

Os animo a disfrutar de esta preciosa colección de obras delicadas y repletas de valor emocional en la que estoy segure de que seréis capaces de encontraros a vosotres mismes en fragmentos de cada uno de estos bellos retratos. Podréis encontrar la exposición abierta  hasta el 18 de mayo, os linkeo el evento.

Muchas gracias por leerme, y recordad que el apoyo a la comunidad artística es clave para su desarrollo, debemos ayudar a todas estas personitas plagadas de sueños a seguir creciendo y teniendo oportunidades.

“Somos polvo de estrellas”.

A.

Mi suerte es dorada y azul.

Me estiro sobre un algodón llano y azul, un manto de suavidad y templanza en mitad del caos que intento ignorar por unos momentos.

(porfavor).

Desde mi rincón del universo, a una vista extraña, puedo observar el azul que tan cerca parece, como si pudiera acariciarlo, teniéndolo a mi alcance.

Las esponjosas figuras de blanco impoluto forman conejios rellenitos ahí arriba. Ah, espera, ahora un dragón chino. Cuando vuelvo a mirar, el dragón escupe fuego. ¿Se habrá molestado al haberlo dejado de adorar por unos segundos?

Dos pájaros surcan el cielo. Uno es blanco y lento, dueño de los aires. El otro, más modesto, más oscuro, no bate las alas, planea. Un helicóptero no sabe qué busca, pero por ahí anda. Otro avión, mucho más alejado, surca el aire trazando líneas claritas, dibujando rectas en la informe masa azul y blanca. Une dos pegotitos mullidos. Ahora están unidos para siempre.

Aunque esté lejos, formo parte de eso.

A.

Cielos divididos.

Ante la ley no lo sé, pero ante la vulnerabilidad todes somos iguales. Pasamos nuestra vida intentando disimilar u ocultar los pensamientos más absurdos y malvados que se le ocurren a la mente colmena. Puliendo un reflejo vano y etéreo, irreal, de lo mejor de nosotres mismes, sin llegar nunca a aceptar que la perfección sólo pertenece al imaginario colectivo de algo demasiado puro como para ser parte de ello. Perdemos el tiempo y la vida intentando mirarnos al espejo y parecer ríos frescos, que fluyen simpáticos y transparentes. Muñecos de porcelana fina, sin grietas ni bultos. Pero como seres complejos, nuestras enfermedades e imperfecciones salen a la luz por no poder aguantar tanta profundidad en cuerpos tan débiles y pequeños.Tan propenses a la emoción que se torna más grande de lo que podemos soportar. Pero bien que luego nos pasamos la vida intentando aguantar dentro esas emociones naturales que acaban saliendo por otro lado. Lágrimas, alegría, molestia, enfado. No se te ocurra gritar y correr y saltar cuando hayas conseguido un éxito, que, a tu alrededor, te tacharán. Y tú no quieres eso. No se te ocurra llorar a lágrima viva, suspirando porque se te rompe cuerpo y alma, que la gente se incomodará y el juicio será la peor condena ante tu desnudez de piel fina e interior palpitante. Solo cuando todo sea calmo, vasto, gris o verde intenso, y no haya más sombra independiente que la tuya, podrás echar a gusto el saco de dolor de tu espalda.

No nos dejamos vivir ni entre nosotres.

Ni sabremos cómo hacerlo, porque nuestro miedo a la realidad del corazón jamás nos dejará.

 

A.

Entre zarzas ajenas encontré mis heridas.

He tenido la suerte de poder asistir a la última exposición de Aitor Saraiba en Hell Gallery, “Entre las Zarzas”, en Barcelona. Antes de ir, quise documentarme bien sobre la obra de este artista, y, como esperaba, no me defraudó. Al contrario, la obra de Saraiba contiene una melodía de la intimidad como pocas. Es por todes les que le sigan conocida su característica fuerza algo bruta pero dulce a su vez, esta magia que reside en un toque de pureza infantil mandando claros mensajes de pura realidad destructora.

Aitor-Saraiba

En la exposición disfruté de las obras como quién escucha, en el silencio la transparencia dibujada por siluetas, el crecimiento crujiente y lento de las hojas que esconden esos susurros de superación, de ánimo y de lágrima entre sonrisas. De esos “ya te olvidé”, “estoy creciendo”, de cómo caminar y criarte entre las zarzas de la vida te hace la piel más fuerte. Por cosas así, y algunas más en concreto que explica en sus obras como “El hijo del Legionario“, personalmente ha conseguido crear en mí el intimismo de conectar con une desconocide por vivencias parecidas que nos han hecho quienes somos a día de hoy.

Hablando de este libro, he de decir que me llegó de una manera muy única. La capacidad de Saraiba para desnudarse en espíritu y explicar sus vivencias es un modo de hacernos llegar la juventud como una aventura, un ánimo a explorar la tarta de la vida. Cierta experiencia en su vida, que explica entre sus inocentes y frágiles figuras de acuarela, el llanto y el dolor más profundos, me dejó durante varios instantes parade sin poder reaccionar. Es como ver una película de colores claros y ojos tiernos. Escribo esto entre las melodías de The Cure y Joy Division, que me hicieron entrar muchas ganas de su escucha con este libro.

Habla en esta obra de un telar parecido al que vi en la exposición. Un conjunto de fragmentos llorados, sonreídos, vividos. Telas que ha cosido él poco a poco dejando en cada trozo una emoción o varias. Tras acabar el libro me siento todavía más afortunade de haber podido verlo. Una colcha suave en la que enrollarse entre susurros del pasado y de sentimientos atemporales, que además quepa bien en la maleta.

Todavía me queda empaparme más de sus obras, hacerme una bolita en la cama mientras navego por la tierna imagen de sus historias crudas y mágicas a partes iguales. El sentimiento de desazón que dejó en mí no se puede explicar con palabras. La melodía lenta de su intimidad caló hondo en mí. Las historias de ese niño conejito, tan frágil por dentro pero con la piel endurecida de tanta zarza, que emite pensamientos empoderantes llenos de determinación en forma de neblina azulada. Llenos de determinación, pero con un punto de humildad por la conciencia propia de su lento y brillante crecimiento en la dureza de una vida que se nos destina a veces.

Por supuesto os recomiendo visitar la exposición así como leer sus obras, no os dejará impasibles. Es una vivencia única poder disfrutar de su arte. Os dejo con más ganas todavía de seguir descubriendo la magia de sus maravillosos dibujos y mensajes.

“Vivan les valientes”.

A.